Iniciando el hábito del club de las 5 AM: día 10

 Ayer me descuadré un poco conversando con otras personas sobre este nuevo hábito de levantarse a las 5 de la mañana. Resulta que el día lunes, subí un video a TikTok informando a mis alumnos sobre una actividad que deben realizar esta semana y la publicación alcanzó rápidamente más de 500 visualizaciones. Eso me animó y me impulsó a crear otro video, de un minuto, contando que me había levantado temprano y que iba a comenzar a entregar tips sobre ello. El video lo vieron algunos compañeros de oficina que no sabían aún de esto que estoy llevando a cabo y me preguntaron de qué se trataba.

Con gran entusiasmo comenté muchas de las cosas que he estado leyendo, mirando y escuchando esta semana junto con este nuevo hábito y dediqué muchos minutos en ello. Me hicieron pensar en qué beneficios estaba obteniendo y aunque no me considero aún alguien muy productivo, sí pude comentar con hechos concretos que hasta ahora me ha servido para varios temas.

Al levantarme más temprano, he logrado demostrar a mi mismo, que puedo ponerme pequeñas metas que dependen de mí y alcanzarlas día a día, alimentando mi espíritu con la sensación de pequeños triunfos desde el minuto cero. Pararse de inmediato de la cama aunque tengas sueño, hacer unos primeros veinte minutos de ejercicio, no mirar las redes sociales de tu teléfono y hasta lograr escribir este humilde blog a diario, son pequeños logros que van haciendo crecer mi autoestima como alguien capaz de hacer cosas. Eso me sirve de ánimo el resto del día para enfrentar las tareas tanto domésticas como laborales y luchar paso a paso por resolverlas.

Ayer, por ejemplo, terminé una nota que debía redactar sobre un tema que no manejaba tanto al principio, pero que logré engancharlo con algo que sí manejo y terminé la misión. Quizás muy fuera de plazo pero la sensación que tuve al enviar la nota y darla por terminada fue increíble. Claro que tuve muchos obstáculos en el camino. Muchas personas, por la naturaleza de mi trabajo, fueron a mi oficina y me solicitaron cosas. Muchos correos me pedían acciones urgentes y hasta me llamaron a un par de reuniones. Pero me propuse la meta firme y una hora límite para realizar la nota y lo logré. Ya había fallado mucho al no hacerla en los días previos, y además me dije a mi mismo que era capaz de hacerla y me visualicé habiéndola concluido. Así, el camino se fue abriendo y lo logré.

Quizás todo esto suene un poco a vende humo. Pero es tanto el esfuerzo inicial que requiere instaurar un nuevo hábito y más de 43 años levantándome a otras horas y de otra forma, que diez días seguidos por una parte es harto y por otra es poco. Pero acá estamos, avanzando.

Hoy se viene un día difícil. Anoche me desordené, mejor dicho ya después de la oficina me desordené un poco. Fue consciente y por una buena causa, pero eso generó que duerma solo 6 horas, menos de lo recomendado, por lo que posiblemente hoy al medio día tenga harto sueño. Quizás no, ya veremos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Volumen en control remoto VTR

Grande Chaleco Lopez!

Me encantala tecnología