Aprendiendo a callar

Esta mañana pensaba en que me estoy pareciendo al gobierno. Durante estos últimos años me he dedicado a hacer muchos anuncios y promesas, pero estoy al debe.

La primera solución que se me ocurre, es comenzar a hablar sólo de cosas concretas, y tratar de ser un poco más reservado con mis ideas.

A veces es mejor no comentar ciertas cosas, y seguir adelante. Andar menos en las nubes y utilizar esas energías para planificar y cumplir con lo programado día a día.

Y si cuesta, nadie dijo que era fácil.

Comentarios

amelche dijo…
¡Buena suerte! Y no te parezcas al gobierno, que nunca cumple lo que promete. :-)

Entradas más populares de este blog

Volumen en control remoto VTR

¿Dónde comprar Anís Estrella en Santiago?

De dónde vienen las nuevas ideas