Del dicho al hecho...

Ayer pensaba quedarme en la casa esperando que llegara el famoso computador, pero por esas cosas del destino, le tocó restricción al auto de mi viejo y para que no tuviera que irse a pata, lo pasé a dejar al trabajo a las 7 de la mañana y vía Costanera Norte a las 7:30 ya estaba en mi oficina.

Así que hoy no habrá nadie en la casa para recibir la joyita, y mejor ya ni hago planes de nada. Lo único seguro que es que tengo restricción hasta las 21 horas, así que obligado a quedarme hasta esa hora en la U, y peor aún, tengo que ir a buscar a mi viejo a las 22:30 a su Universidad nocturna, lo que quiere decir que me iré a la hora del loly para la casa.

Ojalá el juguete llegue a la hora de almuerzo, justo cuando esté de paso mi hermana en la casa, o que me lo lleven mañana sábado. La pregunta de rigor es ¿voy a Conce? Dicen que ayer mi abuelita dejó de respirar por un rato, dicen que ya está cansada...

Comentarios

amelche dijo…
¿Restricción qué quiere decir? ¿Que los coches con matrícula X no pueden circular en un determinado día?
Ve a ver a tu abuela, que seguro que no te arrepentirás. Un abrazo:
Ana
Nelson Alvarez dijo…
Exacto. En Santiago cuando hay mucha contaminación se restringe la circulación de autos cuya patente termina en el número de turno.
amelche dijo…
Había oído que eso lo hacían en Londres y creo que en Roma, se habló también de hacerlo en Madrid, pero se quedó en un proyecto. No sabía que en Santiago también.

Entradas más populares de este blog

Volumen en control remoto VTR

¿Dónde comprar Anís Estrella en Santiago?

De dónde vienen las nuevas ideas