En contacto con mis raíces

Aún me quedan algunas horas por el sur de Chile, y la verdad es que debo reconocer que me he puesto en contacto con mis raíces más profundas.

Hoy junto a la familia mirábamos unas fotos de cuando éramos bebés, y los recuerdos son espectaculares.

En estos viajes uno se da cuenta de que la familia es una de las cosas que no podemos escoger, y las tenemos que entender y asumir tal como son, sin dejar de intentar aportar al bien común con nuestro pequeño grano de arena y dentro de nuestras posibilidades.

Nunca podremos solucionar la vida de todos, ni enderezar las conductas de algunos, pero es fuerte darse cuenta que la familia existe y no se puede borrar de nuestra vida de la noche a la mañana.

Lo he pasado bien, y es rico regalonear aunque sea una vez al año.

Comentarios

amelche dijo…
Disfruta lo que puedas.

Entradas más populares de este blog

Volumen en control remoto VTR

¿Dónde comprar Anís Estrella en Santiago?

De dónde vienen las nuevas ideas