jueves, octubre 05, 2006

No es tan mala idea...

A veces pienso que mi cabeza está llena de ideas locas, disparatadas y sin control... La poca inteligencia que me queda, se encarga de pensar en cosas negativas para desmoralizarme y fomentar mi flojera, inseguridad y postergación.

A veces pienso que me haría bien tener buenas influencias cerca, una especie de director espiritual que me ordenara mentalmente, que me diera argumentos positivos e ideas que me hicieran cambiar el chip. Por ejemplo conversando con mi viejo comprendí que la situación económica en la casa no es la que me gustaría, por lo que aunque me carga hacer ciertas actividades laborales, debería hacerlas lo antes posible para ganar plata y salir de esta situación compleja.

Lleno de ganas me senté frente al computador e hice varias cosas, hasta que de nuevo el msn me distrajo y terminé invirtiendo muchos de mis minutos en conversaciones sin destino.

Ahora pienso nuevamente en esas buenas juntas e influencias... y miro una ruma de libros de gestión sobre mi escritorio y pienso "cuántas ideas buenas deben haber en esos libros"

No es tan mala idea seguir leyendo, por último para rodearse de buenas ideas, o de pensamientos de escritores ilustrados. Algo es algo...
Publicar un comentario

Google+ Followers