sábado, junio 24, 2006

La técnica de la oveja

No puedo creer que esté a punto de escribir sobre este tema, pero la verdad es que la técnica de la oveja fue la conversación de la semana, y en realidad es un tema que siempre va y vuelve con facilidad a pesar de la contingencia que esté viviendo.

Es que como algunos saben, desde el martes no he parado de hablar sobre una decisión laboral que debo tomar, sus pro y sus contras, pero aún así, la técnica de la oveja sigue siendo noticia.

Mis amigos me critican que tengo la mala costumbre de hacerme amigo de las mujeres en vez de ir directo al grano en su conquista, en una alternativa que en nuestro grupo denominamos la técnica samurai. Lanzarse con todo y no preocuparse por quedar mal parado.

Al contrario, mi forma de actuar siempre ha sido esperar y analizar la situación, y nunca actuar a menos que la cosa se caiga de madura, técnica que mis amigos denominan de la oveja que se mezcla en el rebaño como una más y nunca ataca.

Durante la semana nos tocó compartir algunas cervezas en un local de Vitacura, con dos amigos y la polola de uno de ellos. Justo los 3 exponentes de las 3 técnicas que decimos defender. La oveja, la samurai y la técnica de la carrocería. Esta última consiste en curarse mucho, y tirarse encima como lapa de cualquier "mina" que se encuentre a la vista. Echar la carrocería encima es una técnica dominada por sólo unos pocos valientes, por no decir uno o dos de mis partners.

La polola de uno de mis amigos dijo duramente que la técnica de la oveja tiene cero futuro, que al convertirse en amigo de alguien, quedas automáticamente descartado para algo más, por lo que es una técnica conducente al fracaso absoluto.

¿Será tan así? aún tengo alguna esperanza de que nop, aunque parece que tendré que inventar algo nuevo, porque los resultados por ahora no me acompañan mucho :)
Publicar un comentario

Google+ Followers