martes, enero 03, 2006

Leyendo mucho

Uno de los grandes ejemplos que me dio mi abuelo paterno, fue el cariño por la lectura. Recuerdo un tiempo en que salía todos los días a comprarle el diario "El Sur" de Concepción, y cuando me levantaba muy tarde, tenía que correr al kiosco antes de que se agotaran. Era toda una aventura encontrar el diario cuando ya eran casi las 2 de la tarde, y a veces tenía que caminar cuadras interminables en una ciudad que no era la mía.

La idea era leer de todo y mucho. Siempre después de almuerzo mi abuelo se acostaba a leer el diario hasta que se quedaba dormido. Mi mamá decía que mi papito Lucho era muy bueno para leer, que era un tipo educado con el que se podía conversar de cualquier cosa, y que sabía mucho.

Por eso, varias veces me leo los diarios completos, simplemente con el objetivo de leerlos enteros, desde la página uno hasta la cincuenta. Una vez escuché a Bonvallet decir que los rotos leían solamente el horóscopo y la sección deportiva, por lo que me motivé siempre a leer los otros cuerpos primero y al final la parte de espectáculos. Hoy en día, la farándula se apoderó de los medios, pero para mí leer lun.com es sinónimo de ocio y entretenimiento más que de cultura o aprendizaje. Cuando visito esa página lo hago con la consciencia tranquila sabiendo que estoy disfrutando de un rato de ocio. Es tiempo que pierdo voluntariamente, en una especie de descanso que no dura más allá de un par de minutos.

En mi colegio, auto denominado el mejor colegio de Chile, aunque por promedio PSU está en el lugar 10 del ranking, mis profesores de castellano (creo que ahora se llama lenguaje) decían que el secreto para una buena PAA era leer todos los domingos el Artes y Letras de El Mercurio. Incluso si era posible, había que leer muchas biografías, porque era la mejor forma de mejorar la redacción, ortografía, etc. Incluso los puzles y crucigramas eran indispensables para el vocabulario. Les hice caso y mejoré en su momento, pero me demoraba todo el domingo en leer sólo esa sección.

Por lo anterior, a veces me vuelvo un fanático lector, digno representante de la cultura huachaca de Pablo Huneuss donde el escritor postulaba más o menos que nuestra cultura era altamente fragmentaria, con miles de mensajes publicitarios y noticiosos por segundo. Una visión temprana de lo que hoy son los miles de feeds rss que podemos tener en nuestros computadores, desplegando cientos de noticias por segundo durante todo el día, todas muy interesantes.

Ayer necesitaba efectivo para pagar la micro, y me dirigí a un kiosco a comprar la revista Capital. Hace un par de meses que no la leía, y esta vez nuevamente me sorprendió. Una entrevista a Bernardo Matte, donde pude entender por unos segundos que una persona o un grupo de personas puede tener muchísimo más dinero y gastos de lo que podemos imaginar en nuestras vidas. Hace unos días conversábamos de lo caro que era pagar 200 lucas por un viaje en avión para año nuevo. Yo lo encontraba barato y "suponía" que debía ser accesible para alguien con recursos, incluso yo mismo en un futuro algo lejano si me iba bien en la vida. Pero leyendo la revista vi que 200 lucas es una alpargata para un personaje que tiene miles de millones de dólares como fortuna. (Unos 3 mil parece)

Finalmente me leí la mitad de la revista entre las 4 micros que tomé entre anoche y este medio día camino a la oficina, y he leído muchos blogs e incluso textos en inglés (a 2 páginas por hora) hasta que encontré un libro "We The Media" que es de lectura obligada para mi tesis. Son unas 70 páginas, y ya llevo la mitad después de haber trabajado un buen rato durante la tarde en el lugar donde me pagan un sueldo.

Leí mucho anoche, leí mucho esta mañana, sigo leyendo mucho ahora, y si no me quedo dormido espero leer mucho durante las próximas dos horas de regreso a casa y he llegado a algunas conclusiones:

1.- Leyendo se te pasa volando el tiempo, y lo mismo programando y escribiendo, por lo que este 2006 se me puede pasar volando. Si me dedico a leer y escribir a full, pronto estaremos recibiendo el 2007.
2.- Leer es un camino incierto, tal vez desconocido, pero que siempre arriba a buen puerto. El 100% de las veces que he pasado por ataques de lectura, aunque mi memoria sea frágil, he llegado a buenas ideas, y mi rendimiento en todos los aspectos de la vida ha aumentado increíblemente.
3.- El dinero atrae el dinero, y mientras más conocimiento y educación tengamos, más lejos llegamos. Es increíble como al leer te encuentras con cosas que parecen obvias pero que no conocías.
4.- Ser un blogger o bloguero es una tarea un poco ingrata si empiezas a preocuparte mucho de las visitas, los rankings y los comentarios. En diciembre llegué a tener unas 400 visitas en un día y ahora derepente veo que han entrado 3 o 4 personas. Me estaba preocupando y cada día era peor, si hasta rediseñé mis páginas pero no hay caso. Afortunadamente acabo de recordar las palabras de un blogger que sabe mucho de esto y que decía más o menos que uno debe escribir para uno mismo más que para los demás, y agrego que al final la gente viene en busca de mis cosas, ya que soy el que está en mejor posición para exponerlas. Así que no es tan malo escribir pensando en uno mismo primero antes que en los demás.
5.- Estoy condenado al éxito, de eso estoy seguro.
Publicar un comentario

Google+ Followers