domingo, enero 08, 2006

La PAJA en el ojo ajeno

Sigo pensando que mi post del viernes es una mierda, porque no puede ser que se me haya ocurrido escribir una lista de tareas por hacer, un viernes en la tarde, y más encima súper fome.

Este sábado tuve una discusión con mi familia, debido a ciertas declaraciones que hice en mi fotolog donde felicitaba a una prima por su resultado en la PSU, y a ciertas opiniones que se interpretaron como una crítica de mi parte hacia los demás, por estudiar en una universidad privada o algo por el estilo.

La verdad es que acabo de mirar el mensaje en cuestión para hacer el link, y lo encuentro de lo más normal, pero filo ya no quiero seguir discutiendo sobre lo mismo.

El punto es que fui acusado de varias cosas que prefiero no recordar, pero que demuestran que es muy fácil ver la paja en el ojo ajeno, y no ver la viga en el ojo de uno mismo. Aplicando la norma, no culpo a los que me acusan de no haber terminado mi memoria o de menospreciar otras casas de estudios. En realidad me preocupa estar criticando mucho a los demás, sin pensar en cómo los demás me deben estar criticando a mí.

Un ejemplo práctico son las páginas web que he visitado estos días. Me di cuenta que algunas tenían ciertos errores, o les faltaban algunos detalles. ¿Y las mías? ufff las mías si que tienen millones de errores! Así que me puse a leer documentos técnicos para buscar mejoras. Más vale tarde que nunca.

Así las cosas tengo mucho que hacer, mucho que leer, mucho que aprender, estudiar, practicar, etc...

¿Qué se hace cuando uno tiene que hacer 5 cosas complejas e importantes al mismo tiempo?

Se supone que la solución está en priorizar, pero encuentro que todo es prioridad uno...

Estoy cansado... Estoy chato... y hace rato.


El indicador más claro de lo chato que estoy hace ya varios meses, es el horario de trabajo que estoy teniendo. Como mi apestamiento es tan grande, me cuesta ene salir temprano de la casa, y sumando las dos horas en micro por cada viaje, siempre llego después del medio día a la oficina, y me tengo que quedar hasta casi las 21 horas cuando pasa la última micro por el sector. (Descubrí que la última 329 pasa a las 21:30)
Entonces llego tarde y cansado en la noche, me quedo dormido de madrugada y nuevamente salgo tarde de mi casa en las mañanas. Afortunadamente mi acuerdo laboral me permite trabajar de 2 a 8 y también puedo hacer casi todo desde mi casa, así que derepente ni me aparezco por la oficina y prefiero producir en mi escritorio. Lo malo es que a pesar de que saldré de vacaciones en la pega, no voy a poder descansar porque tengo que sentarme a escribir la tesis aprovechando esos días libres.

La moraleja

Creo que la solución a mi apestamiento, pasa por cambiar mi disposición hacia el trabajo, olvidar las críticas hacia los demás y sobre todo hacia mí mismo, y hacer la mayor cantidad de cosas posibles pero de buena gana. En general cuando ando optimista me va muy bien, y tal vez eso mismo me haga caer en excesos de confianza dejando las cosas para más adelante, pero llegó el momento de empezar a pasarla bien en lo que hago, y eso me tiene más tranquilo.

Aún debo hartas cosas, como la famosa tesis y el respectivo título, pero me siento más tranquilo al saber que desde hace algunas semanas, estoy haciendo las cosas de buena fe, aunque me cueste superar el cansancio acumulado del presionado 2005.
Publicar un comentario

Google+ Followers