domingo, noviembre 22, 2015

Autoaprendizaje

Una de las razones por las cuales me encanta trabajar en Duoc UC, es que se trata de una institución de educación, donde puedo seguir desarrollando una de mis actividades favoritas en la vida, el autoaprendizaje.

Esta semana, en el marco del Diplomado en Gestión y Formación de Docentes en Educación Vocacional del @CFDDuoc que estoy estudiando junto a varios compañeros, tratamos el tema "Proceso de Investigación y Autoaprendizaje", donde pude ver desde un marco teórico, los pasos recomendados para llevar a cabo esta actividad, y sin duda, visualizar un conjunto de buenas prácticas que me gustaría compartir con ustedes.

¿Qué es el Autoaprendizaje?

En primer lugar, entendemos por autoaprendizaje, lo que aprendemos por nosotros mismos. Esto implica dirigir, controlar, regular y evaluar nuestra forma de aprender de forma consciente e intencionada, a través de estrategias que nos permitan alcanzar un objetivo.

En una sala de clases es cierto que debemos ser protagonistas de nuestro aprendizaje, pero en ese caso existe un profesor que va sirviendo de guía y va controlando nuestros avances. En cambio cuando somos nosotros los que dirigimos y controlamos el ritmo del aprendizaje, la oportunidad y el lugar, se trata de un autoaprendizaje, el cual es más difícil de llevar ya que depende de nuestra voluntad y motivación.

¿Por qué es importante el Autoaprendizaje?

Las fuerzas de nuestra sociedad, las distintas culturas que existen y los avances en las tecnologías, nos generan múltiples oportunidades y necesidades para ir creciendo y desarrollando nuevas habilidades. Aquellos que sólo se quedan con lo que estudiaron en los canales formales, con el pasar del tiempo se van quedando atrás. Mientras uno no aprende, mis pares sí lo pueden estar haciendo, generando distancias que con el tiempo pueden ser cada vez mayores. Por lo tanto, abandonar nuestra zona de confort y expandir nuestras fronteras a nivel de conocimiento y habilidades, es una oportunidad que todos podemos tomar y sólo depende de nosotros.

¿Cómo podemos llevar a cabo el Autoaprendizaje?

Si existen tantas alternativas, y sólo depende de nosotros, entonces ¿cómo lo podemos desarrollar a pesar de todas las obligaciones y quehaceres que enfrentamos en el día a día? Para responder a esta y otras preguntas, podemos concentrarnos en los siguientes 5 pasos.



Paso 1: Evaluar. Todos nos enfrentamos a diversos resultados en nuestra vida laboral o personal. Por ejemplo, nuestros hijos pueden ser muy desordenados y nos gustaría poder entregarles o contar con herramientas para mejorar este punto.  Finalmente siempre es enriquecedor preguntar a otros, para que con la mirada de distintos observadores se pueda evaluar de mejor forma lo que se desea mejorar o aprender.

Paso 2: Definir un Objetivo. Luego de evaluar cuál o cuáles son los resultados que no nos gustan, debemos definir un objetivo concreto. Es importante que este objetivo sea medible, que sea factible de mejorar, que tenga un período de plazo concreto y que en lo posible sea lo más específico posible. Conseguir que nuestros hijos sean más ordenados en 20 años más quizás no esté dentro de nuestro alcance.

Paso 3: Definir estrategias. Este punto puede ser uno de los más amplios de los anteriores. Hoy podemos aprender en Youtube, EDX, Coursera, consultando a nuestros pares, consultando libros, estudiando en una institución como DuocUC por ejemplo, practicando, etc. Lo importante es considerar nuestro estilo de aprendizaje. Por ejemplo, según la Teoría de VAK, las personas perciben el mundo preferentemente desde un punto de vista Visual, Auditivo o Kinestésico, donde los primeros necesitan ver imágenes, gráficos, colores, etc. Los auditivos van escuchando mentalmente lo que leen o aprenden con música o hablando lo que estudian, mientras que los Kinestésicos necesitan poner manos a la obra, tocar, mover el cuerpo, y en general usar objetos. 

Paso 4: Considerar el Tiempo. Una buena justificación para postergar el autoaprendizaje, es la falta de tiempo. La verdad es que no importa si nos demoraremos un año, o una semana en adquirir una nueva competencia, lo importante es definir plazos razonables y concretos, asignar un espacio real en nuestra planificación y formarse el hábito. Es muy común que las personas se inscriban en cursos en línea gratuitos (MOOCS) y al pasar de las semanas los abandonan por falta de tiempo o interés. Por eso, una buena gestión del tiempo, y una planificación es clave.


Pasamos mucho tiempo en los cuadrantes 1 y 3, poco en el cuadrante 2 que nos podría evitar muchos dolores de cabeza, como por ejemplo contar con una buena planificación, y no nos damos cuenta de todo el tiempo que se acumula en el cuadrante 4, por ejemplo fumando. Por lo tanto, si tratamos de optimizar el tiempo que pasamos en el cuadrante de lo NO urgente y NO importante, y aumentamos un poco el tiempo en lo Importante pero NO urgente, nos daremos cuenta que cada vez el cuadrante 1 va a ser mucho mejor. Una buena práctica es agendarnos de a poco, aspectos de planificación en nuestro calendario del día.

Paso 5: Actuar. Si seguimos los pasos anteriores, llegó el momento de actuar, atreverse a aprender y mejorar permanentemente. La formación de un hábito es algo difícil en un primer momento pero con el tiempo se vuelven cada vez más automáticos. La repetición y la constancia son claves. Éxito!
Publicar un comentario

Google+ Followers