lunes, julio 16, 2007

Extremista

A ver cómo empiezo esto... es posible que no se hayan dado cuenta, o quizás sí... tal vez me echan de menos o probablemente no están ni ahí! jajaja o puede ser que ya me hayan abandonado... pero es cierto mis queridos lectores, he desaparecido!

La verdad es que estoy cerca de cumplir 2 meses en el banco, y si lo único que tengo en mi cabeza son cosas bancarias, por el tema del secreto bancario no puedo escribir al respecto, sin embargo lo que tengo en la cabeza día y noche es otra cosa y tengo prohibición absoluta de hablar! jaja

Y saben... igual ha sido sano, porque tengo la costumbre de hablar demasiado sobre lo que pienso o lo que me pasa, y al final todo se echa a perder. Así que ando tranquilo por las piedras y lo más obediente posible... ¿Macabeo? puede ser, pero yo no he dicho nada. jajaja

Ya... les debo una explicación más decente, pero no se me ocurre nada... así que les contaré más o menos cómo están mis días... Me levanto entre las 6 y media de la mañana y las 7, dependiendo del nivel de flojera y frío que tenga. Luego me voy raudamente para el centro de Santiago al Banco de Chile, y ahí estoy hasta por lo menos las 6 de la tarde.

Lo anterior es relativo, porque puedo salir mucho más tarde, o más temprano, dependiendo del día y de las labores, pero legalmente salgo a las 6. Después de eso, tengo dos opciones, o me vengo para la casa, o hago otras actividades, y como vivo en la periferia de Maipú, llego en calidad de bulto a mi casa a puro acostarme.

Entonces, si sumamos la falta de temas mentales, más los horarios de llegada a mi casa, y sobre todo el extrañísimo hábito de no encender el computador en la noche... tenemos como resultado que ya no escribo tanto ni se me ocurre que escribir!

Pero tengo una buena razón para llevar este nuevo ritmo de vida. La verdad es que antes me lo pasaba chateando o en msn y me acostaba de madrugada, llegaba atrasado a trabajar y andaba deprimido y al tres y al cuatro por la vida.

En todo caso me está yendo bien y estoy contento... ahora voy a misa y quizás el único problema que tengo que superar es que me pongo muy extremista.

Por ejemplo desaparezco ene del blog y de los amigos, o mi familia casi ni me ve, o vice versa, me pongo vicioso y me lo paso metido acá. Son como extremos que debo manejar y buscar más un equilibrio... por eso esta entrada para reconciliarme un poco con mi blog.

Eso sí, tampoco me leí los mil post sin leer que tengo acumulados, así que sorry si aún no les comento... trataré de hacerlo de a poco, para no pasar del extremo de la ausencia, al extremo de revisar el centenar de blogs al que estoy suscrito.

Esto es como bajar de peso parece, hay que hacerlo de a poco... porque si me vuelvo loco posteando, al día siguiente vuelvo a perder la costumbre y me vuelvo a desaparecer. o no?

Jejeje sorry las faltas de ortografía, me voy a acostar :)
Publicar un comentario

Google+ Followers