domingo, junio 17, 2007

Una cuestión de imagen


Estas semanas estuve en capacitación en mi nuevo trabajo, por lo que me tocó formar parte de un curso de alrededor de 30 personas que venían de regiones o desde Santiago, con las cuales no seguiré trabajando ya que a todos nos van a enviar a distintas partes, y se formó un grupo interesante.

Lo curioso es que en las distintas clases a mí se me ocurrió hacer preguntas, participar, salir a la pizarra a hacer experimentos, y un montón de cosas que fueron formando una imagen en mis compañeros de que yo tenía mucha personalidad y que era bien extrovertido.

Sin embargo en la fiesta de despedida actué de una manera totalmente opuesta, no tomé alcohol y me puse a puro pedir jugos de frutilla igual que las niñas, andaba apagado como bajoneado pero en realidad tenía mucho sueño, y hasta se podría decir que andaba bien lento y pavo en general.

La diferencia entre la imagen proyectada en ambas situaciones es evidente, y me hace reflexionar sobre como yo siendo la misma persona, puedo proyectar imágenes tan diferentes dependiendo de las acciones y cosas que comunico.

Recién le comentaba a alguien que me conoce harto, que había ido a bailar y ella no me creía porque le he transmitido una imagen de que no me gusta o no se. Cosa que es rara en mí, ya que generalmente no me gusta ni soy muy asiduo al baile, pero en otras oportunidades sí me gusta.

Otro caso es en mi casa, donde todos saben que casi nunca salgo, pero ahora basta que me ponga a salir un par de semanas para proyectar una imagen de carretero.

En fin, al final me molesta que me encasillen en uno u otro grupo, y en días como hoy me pregunto, que tan honesto es el proceso de generar una imagen en los demás, sobre todo cuando es gente nueva que recién estás conociendo. A veces por decir o hacer determinadas cosas se quedan con una idea que puede o no ser fidedigna, y quizás ni nosotros mismos sabemos bien quiénes somos en realidad.

Me gusta más la libertad de poder hacer y deshacer siempre hacia el futuro, y no quedarse enmarcado en las acciones anteriores. Lamentablemente, el mundo se basa en la imagen propia y de los demás, y parece que voy a tener que manejarla un poco más.

Bueno, eso siempre lo he sabido, pero lo olvidé durante varios años.
Publicar un comentario

Google+ Followers