martes, abril 10, 2007

Paren el hueveo


Primero dejan la crema con el Transantiago, y ahora se les ocurre acabar con los pocos colegios municipales que lo estaban haciendo bien!!! Hasta cuando!

Cuando el gobierno decidió intervenir el transporte público, aparte de empeorar terriblemente la calidad de vida de la capital, terminó con el único servicio de calidad con el que contábamos los santiaguinos, el Metro de Santiago.

Ahora que quieren reemplazar la LOCE, la principal medida es prácticamente una sentencia de muerte para los pocos colegios que lo hacían bien. Eliminar las pruebas de selección hasta octavo básico.

Los 3 pilares del buen rendimiento del Instituto Nacional, por ejemplo, a mi juicio eran el proceso de selección que permitía contar con buenos alumnos, y por lo tanto buena materia prima, luego la mística y el cuento que significaba estar en ese colegio y finalmente, y como consecuencia de los dos puntos anteriores, los buenos profesores que en su mayoría hacían clases en el colegio motivados por el prestigio, la mística y porque podían hacer clases a alumnos con buen nivel intelectual.

Así las cosas, uno como padre podía aspirar a que su hijo se esforzara para que en virtud de sus propios méritos, pudiera acceder a una educación de calidad en uno de los colegios emblemáticos. Ahora lo que proponen es que se ingrese por sorteo!!!! O sea, si tu hijo estudia y merece una buena educación, va a depender de un sorteo para aspirar a un buen colegio, porque no me vengan con huevadas, de la noche a la mañana no van a mejorar todos los colegios del país, porque nivelemos hacia abajo a aquellos que lo hacían medianamente bien.

El resto de las medidas apuntan a los colegios privados para que no tengan fines de lucro, lo que me parece bien, pero no entiendo porqué apuntan a ese tipo de establecimientos que ofrecen una buena educación, en vez de apuntar con medidas hacia los colegios públicos que lo hacen mal!

O sea, una vez más el gobierno hace todo al revés, buscando más que nada medidas efectistas y populistas y echando a perder lo poco bueno que había, a través de la intervención y la regulación. Los que lo hacen mal, tratan de hacerse cargo de lo que estaba mas o menos bien.

Estoy más que molestro, triste y desesperanzado. Ahora para brindar una buena educación, sólo quedarán los colegios caros del barrio alto, porque por más que se les impida el lucro, es obvio que lo seguirán haciendo, siempre y cuando no se terminen echando a perder también.

Triste.

Más información: Los doce puntos clave del proyecto en Emol.com
Publicar un comentario

Google+ Followers