sábado, marzo 31, 2007

Aprendiendo a callar

Esta mañana pensaba en que me estoy pareciendo al gobierno. Durante estos últimos años me he dedicado a hacer muchos anuncios y promesas, pero estoy al debe.

La primera solución que se me ocurre, es comenzar a hablar sólo de cosas concretas, y tratar de ser un poco más reservado con mis ideas.

A veces es mejor no comentar ciertas cosas, y seguir adelante. Andar menos en las nubes y utilizar esas energías para planificar y cumplir con lo programado día a día.

Y si cuesta, nadie dijo que era fácil.
Publicar un comentario

Google+ Followers