miércoles, octubre 25, 2006

Registrando la vida a través de las letras

A veces tengo la oportunidad de volver a mi casa en el auto de alguno de mis compañeros de oficina. Generalmente el tema de conversación tiende a ser algo relacionado con el trabajo, ya que lo más normal es estar pensando en eso durante todo el día, pero está claro, que cuando ha terminado la jornada laboral, más que conversar sobre trabajo, lo que uno quiere es descansar y distraerse. Es ahí cuando uno se da cuenta que si no se preocupa, lo más probable es que no tenga otro tema de qué hablar!

Por eso, esta mañana al revisar lo que escribí anoche en kt.cl, por primera vez en mucho tiempo lo encontré interesante y entretenido. Se trata de algo que escapa a mis temas habituales, que ni siquiera tiene que ver tanto con computación ni mucho menos con algún tema bancario o laboral. Es simplemente algo distinto.

Ayer se inauguró la Feria del Libro de Santiago y me dieron ganas de ir. También se está desarrollando el Salón del Automóvil al que me gustaría ir igual. No creo que tenga tiempo, y por lo menos para el segundo evento no tengo dinero ni creo que valga la pena el esfuerzo, así que seguramente no vaya a ninguna de las dos partes pero las intenciones están. El punto es que siempre es bueno distraerse un poco, desenchufarse y no encerrarse tanto en una sola cosa. El tiempo pasa, y uno se da cuenta que todo sigue más o menos igual.

Por eso, esta mañana encuentro que mis blogs son una buena posibilidad para desenchufarme un poco, practicar mi redacción, y por sobre todo dejar un registro de lo que van siendo mis estados de ánimo y las cosas que van pasando durante el año. Es increíble lo raro que se siente volver a leer las cosas que uno publicó hace un año atrás. Es una sensación parecida a cuando se ven fotografías y uno recuerda lo que vivió en esos momentos, por lo menos en algún grado.
Publicar un comentario

Google+ Followers