lunes, abril 24, 2006

Una cuestión de fe

Hace algunos años, si alguien quería hablar de mí, podía decir perfectamente que era un tipo muy optimista.

Luego pasé por unos años de sequía intelectual, pero creo que este 2006 las cosas sí serán diferentes.

Si el 2005 me despertaba lleno de problemas y sin ganas de moverme, este 2006 poco a poco he ido alternando entre esa sensación, y un entusiasmo renovado.

Y del entusiasmo he pasado a las chispas de creatividad a tal punto que a veces despierto lleno de ideas y proyectos. (Ideas para todas mis actividades, no sólo para el blog)

Esta mañana abrí los ojos y planifiqué un montón de cosas para hoy. Me quedé dormido unos minutos, pero luego me levanté y me puse manos a la obra.

Y empezaron las dificultades, se hizo tarde, el computador no quiso capturar los videos que hicimos ayer, el informe express que tenía pensado hacer no se podía editar, etc.

Por un momento volví a sentir que la carga se había puesto pesada pero ignoré al computador, me puse a hacer una versión resumida del informe usando mis recuerdos, me ayudé con un informe antiguo y creo que mandé algo útil para mi jefe que necesitaba contar con esos datos a primera hora de hoy lunes.

Ahora me puedo ir a la oficina optimista. No importa la situación, mis capacidades están volviendo a la normalidad. Mi imaginación, ideas y creatividad están regresando.
Publicar un comentario

Google+ Followers