miércoles, febrero 08, 2006

Te extraño

El viento marino, el sonido de las olas... el sabor de la sal, caminar por la playa bajo el sol sin importar qué hora es, sin hambre y sin sed. Ni siquiera con calor...

Si me canso no importa, siempre está la arena para descansar, oh sí, y la espectacular vista para todos lados, imposible no ver algo hermoso, ya sea una bella mujer o la inmensidad del mar y su horizonte.

Reñaca te extraño, nunca pensé que lo diría... aunque si volviera hoy, sé que no sería lo mismo.

Quiero irme luego de aquí, necesito salir de mi pieza, de mi casa, de esta ciudad. No la soporto, necesito aire libre, necesito libertad.

Tal vez por eso no tengo ganas de responder preguntas, ni de comentar... ando flojo, no quiero darle muchas vueltas a las cosas, no me quiero complicar con nada. La tele me aburre, el calor me molesta.

No quiero que se acabe el verano, y no quiero seguir perdiendo el tiempo en Santiago. Me molesta esperar a los demás, hasta cuando! Me quiero ir ya, quiero terminar esta tontera de Tesis, pero estoy incómodo. Muchos días en la misma silla, el ambiente está medio pesado.

Ya sé.

Es la tesis, sí, eso es. Estar en mi casa me recuerda que tengo que hacerla y eso es lo que me pesa. Pero por qué, si me encanta el tema. No es posible que lleve tanto tiempo en lo mismo. Ok haremos algo nuevo, adiós blogs, adiós bloglines, adiós msn, adiós todo lo que hago a diario en mi computador. Dediquémonos sólo a la tesis unos días, aunque no avancemos nada, pero hagámoslo con concentración. Basta de interrupciones y veamos que pasa. Puede ser un buen experimento, además que suena lógico.

Pronto les cuento cómo me va.
Publicar un comentario

Google+ Followers