martes, febrero 21, 2006

Menú del día

Me llegó un mail con una advertencia que del puro susto me hizo bajar la fiebre al toque. Así que me levanté, fui al negocio de la esquina a comprar una caja de leche, unos tapsin en té de limón, y me tomé al seco otro té de 8 yerbas para llenarme de energías y ponerme a trabajar en varias cosas bien interesantes.

Horas antes, me encontraba en cama con fiebre y dolor de cabeza, conectado al msn por inercia y respondiendo algunos mails de mi trabajo para no sentirme tan mal por haberme quedado en cama. Fue entonces cuando recordé que tenía que cocinar y encontré unos sobres de "sopa para uno" que representaban mi salvación absoluta.

Manos a la obra, abrí uno de los sobres y esperé a que hirviera el agua para preparar la mencionada sopa. Entonces se me ocurrió mirar la fecha de vencimiento del sobre, y descubrí con espanto que las sopas estaban vencidas.

Derrotado me volví a acostar y dormí un par de horas porque me sentía re mal. Después volví a la carga y mientras buscaba los paquetes de fideos, o arroz, me encontré con un sobre de sopa de pollo, ideal para mi resfrío.

Para no quedar con gusto a poco, ya que la sopa fue ultra simple, es decir agua más el contenido del sobre (cero agregado), preparé un huevo duro y un té de yerbas. Ese fue el menú del día y debo decir que no me ha dado hambre. Además aproveché el impulso y preparé una gelatina de frambuesa que esta noche me servirá de postre.

A esta hora ya me siento mejor, y cómo en el mail me dieron como fecha límite este 28 de febrero para entregar un informe, no hay tiempo para seguir enfermo. Llegó la hora de jugársela.
Publicar un comentario

Google+ Followers