viernes, noviembre 25, 2005

Marketing Negativo

Al medio día fui al banco, así que tomé un colectivo para llegar más rápido. Unas cuadras más adelante se subió otro pasajero con cara conocida.

Derepente se armó una conversación entre el personaje y el conductor, donde hablaban sobre colectivos, mantenciones mecánicas del automóvil, marcas con repuestos más caros, etc.

El tipo contaba que es dueño de dos talleres especializados en la marca Toyota, y a poco andar empezó a promocionar una oferta exclusiva para colectiveros, que consiste en un cambio de aceite a precio costo.

Se trataría de un ahorro de 12 mil pesos, ya que ofrece un cambio de aceite a 8.000.- usando una marca de buena calidad, mientras el taxista nos contaba que el cambio con su aceite regalón le cuesta 20 mil.

El mecánico se bajó primero, y no resistí la tentación de hacer el típico comentario cobarde. "Ese mecánico le hacía las mantenciones a mi viejo, y es carero..."

Un claro ejemplo de marketing negativo boca a boca, que tiene su orígen en una reparación mal intencionada que le hicieron a nuestro auto, donde le sacaron piezas buenas y las reemplazaron por otras defectuosas totalmente agenas a la reparación que se había encargado. Lo descubrimos meses más tarde al enviar el vehículo a la Toyota, donde incluso los precios eran más convenientes que el taller mencionado, y con repuestos originales. (Además de un trabajo garantizado)

Por eso, aunque la forma en que hice la crítica fue cobarde al no se capaz de lanzarla directamente cuando estaba el mecánico con nosotros, me parece que muchos clientes podrían hacer lo mismo con nuestra imagen como empresa, así que hay que tener cuidado a la hora de entregar un mal producto.
Publicar un comentario

Google+ Followers